El pie de Loto Dorado

 

 

En todo el mundo se realizan prácticas cuyo objetivo es aproximar a las mujeres a un canon ideal de belleza, el que prevalece en el momento, y a un comportamiento que la sociedad considera deseable para ellas. La mayoría de estas prácticas suponen cambios físicos drásticos y permanentes que en otros lugares pueden considerarse extraños, crueles o incomprensibles.
El vendaje de los Pies, en busca del Pie de Loto dorado, fue una práctica extendida en China durante diez siglos y convertida en honorable tradición que implicó horribles sufrimientos físicos y espirituales para unos dos billones de mujeres. 
Zapato para Pie de Loto
Historia
Dice una leyenda que en el siglo X, el emperador Li Yu ordenó a su concubina favorita vendarse los pies con cintas de seda y bailar sobre una plataforma que tenía esculpida una flor de loto, símbolo con una clara alusión poética a los placeres sensoriales.
Aun se desconoce el orígen exacto de esta costumbre pero, al margen de la leyenda, se sabe que las primeras en adoptarla  fueron las bailarinas de palacio en el siglo X, con el objetivo de realzar la gracia de sus movimientos. De la corte se extendió a las clases altas y en el siglo XVI se popularizó en todo el territorio chino y todas las clases sociales, resultando inutil el intento de la Dinastía Manchu de prohibirlo.
 
 
Aún hoy existen en el mercado resabios de la imagen del pie de loto
 

Con el paso del tiempo, el significado se volvió absolutamente opuesto -de realzar la gracia de los movimientos a restringirlos-, adaptándose a los valores femeninos defendidos por Confucio: la vida doméstica, la virtud, la maternidad y el trabajo manual.

El vendaje de  pies fue prohibido en 1911 y duramente perseguido por el gobierno comunista. Sin embargo, según Dorothy Ko, profesora de la Universidad de Columbia, el motivo principal de su desaparición fue un cambio de significado, debido a la influencia extranjera en el siglo XIX: la costumbre fue vista como algo insano y bárbaro y como obstáculo para la modernización del país.
Las mujeres de las regiones costeras, identificándose con las posturas europeas, rechazaron la tradición y poco a poco este cambio ideológico fue pentrando  en el interior de China, donde en 1957 se vendaron por última vez los pies de una china.
 
Un pais de tradiciones fuertes y persistentes. Marioneta chinas
 

Significado

La deformación de los pies llegó a convertirse en el símbolo máximo de belleza y erotismo y el dolor diurno quedó justificado por las posibilidades de placer nocturno.

Con los pies vendados las niñas podrán caminar, pero deberán hacerlo con pasitos minúsculos y no conseguirán alejarse mucho de su casa, por lo que muchos consideran que esta práctica era un instrumento de opresión machista.
Según  sostuvo Dorothy Ko, en una serie de conferencias acerca de "El erotismo en China", en la esencia de esta práctica  no sólo subsiste una expresión de machismo: “la dominación masculina sobre la mujer a través del vendaje de los pies es una razón importante pero no es suficiente para explicar que esta práctica se mantuviese durante mil años".

 

El Pie de Loto, un poderoso elemento fetichista de la época

 

Hay, al menos otras tres razones para el vendaje: la actitud china hacia el sexo y el placer sexual, los pies vendados como símbolo de femineidad y como símbolo de status.

Del análisis de las pinturas del libro de arte erótico chino Dreams of Spring, en el que los amantes están en un jardín o en otros escenarios naturales, Ko establece una de las posibles razones: "En China el sexo es visto como una fuente regeneradora de la naturaleza y el placer sexual femenino como un elemento clave para alargar la longevidad del hombre y esto es muy diferente de la concepción católica de la sexualidad".

 

En este entorno natural, destaca la importancia de la ropa interior de la mujer y sus zapatos, que no se quitará nunca en presencia del hombre, ni siquiera durante el acto sexual: "La naturaleza no es tan bonita como la cultura", dice Ko. El vendaje es una manera de rehacer el cuerpo para esconder la naturaleza y así despertar la imaginación erótica de lo oculto y lo prohibido.

Mujer exibiendo su minúsculo pie de Loto

 

Además de los motivos eróticos, Ko sostiene que "los chinos dan mucha importancia a cubrir los cuerpos con ropa porque ésta es una de las diferencias entre el ser humano y el animal".
A su vez, la ropa, las joyas y, muy especialmente, los zapatos se convierten en símbolos de status, por la calidad de los materiales y la minuciosidad de los bordados, y de femineidad, ya que en el pensamiento chino la diferencia de género no es tanto biológica sino cultural.

 

 

Zapatos ricamente bordados reforzaban la idea de fragilidad

 

Los pies como objeto de devoción
Los pies se llamaban lotos dorados si medían 3 pulgadas (unos siete centímetros y medio), lotos plateados si tenían una longitud de 4 pulgadas (diez centímetros), y de hierro si medían más. Los pies se convirtieron en objeto de devoción y del mismo modo sucedió con los zapatos.

 

Las mujeres se hacían sus propios zapatos e incluso dormían con ellos. El color de los zapatos era importante. El rojo era el color más popular. La hendidura formada por la punta del pie y el talón debía tener la profundidad de una moneda grande: la recompensa era la felicidad (es decir, la felicidad en el matrimonio, que en ese entorno era el único destino buscado para la mujer)

Un pie de loto aumentaba significativamente las posibilidades de un matrimonio ventajoso.

 

matrimonio chino

 

Tecnica del vendado de pies

La descripción de la técnica esta ampliamente difundida ya que aún viven mujeres con los pies vendados. No voy a detenerme en ella sino solamente para destacar que se realizaba por etapas. Había que cambiar los vendajes frecuentemente porque los pies solían infectarse. Para lograr empequeñecer el pie cada vez más se obligaba a las niñas a calzar zapatos más pequeños cada vez.

Para más información de la técnica consultar  http://amargodondelabelleza.blogspot.com/2007/07/tres-pulgadas-de-lotos-dorados.html

El vendado se iniciaba no antes de los cuatro años y nunca después de los ocho, es decir cuando los huesos de los pies se están solidificando

 

El pie adoptaba además una curva exagerada en el arco, hasta el utopico ideal de un pie vertical

 

El vendaje arqueaba los pies de por vida y encogía todos lo dedos en un lateral, salvo el pulgar,curvándolos hacia la planta,  dando una apariencia puntiaguda.

Dos años duraba esta tortura, ya que además del intenso dolor del rompimiento de huesos y la nueva forma que iban adquiriendo, debían caminar para que el proceso fuera  mejor y garantizara la posibilidad de caminar.

 

Comparacion anatómica de pie normal y pie de loto

 

Consecuencias de la práctica del vendado de pies
Desde el momento del vendaje las niñas nunca más llevaban una vida normal, no podían correr, ni jugar normalmente. Algunas se veían obligadas a apoyarse en las paredes o arrastrarse durante meses hasta acostumbrarse al dolor.

Si se hacía mal, era posible que la niña no pudiera volver a caminar "normalmente" o que tuviera una terrible infección y muriera. Este era un período de sufrimiento y suplicio.

La deformación del pie resulta monstruosa llegando hasta a la caida de algunos dedos

 

No sólo los pies les eran vendados, sino sus vidas mismas, su futuro restringido y controlado, y su alma deformada, al igual que sus pies

Las consecuencias sociales sin duda fueron otro motivo para combatir su práctica: fomentaba la discriminación contra la mujer, frenaba el desarrollo de las comunidades porque impedía a las mujeres hacer su trabajo, por lo que las clases mas pobres se empobrecieron mas aún. Actividades normales cotidianas como ir al mercado se transformaban en un hazaña.

Para conocer se puede consultar este video de Youtube

 

Technorati tags

About these ads
Esta entrada fue publicada en Páginas siniestras de la Historia de la Mujer. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El pie de Loto Dorado

  1. Miguel dijo:

    Muy interesante tu entrada, una demostracion más del uso de las creencias , como arma de dominio.
    En un mundo ocidental donde la imagen es ser flaca y alta.
    Sera una buena idea vendar a las mujeres como momias y colgarlas desde los cuatro años?
    Un abrazo , nos leemos Miguel Angel – Buscanoche

  2. RUTHIE VON STEG dijo:

    Marce! Leí ésta entrada, y realmente, no pude evitar ver mis pies mientras observaba ésto. Yo sé lo que es el dolor, y sé lo que es no sentir los pies. Saber ahora, que hubo mujeres que por cultura y costumbre, sufrian, soportaban dolores y hasta seguro hormigueos al deformarse o " esculpiendo su carne y huesos" por una creencia…Las compadezco. Es pura opresión, maltrato y muerte en vida. AHORA VALORO MÁS LA LIBERTAD! Cuantas cosas uno se olvida de agradecer…Sigo mirando mis pies…

  3. miguel dijo:

    Creo que toda cultura tiene sus torturadores, en nombre de diversos valores de esa epoca o momento.- ( moda, politica,modo de produccion, etc). Considero todavia que ocultamos con indulgencias tomadas del idioma esas mismas torturas,construyendo realidad que funcionan como  vendas en los ojos….
    Los talibanes, lapidan prostitutas, mal , mal; pero las de nuestras esquinas  estan lapidadas por la necesidad y ademas con la algamasa de nuestros prejuicios, aderidos por palabras como ¿ ella elige, puede hacer otra cosa?, es decir generalizamos, y al hacerlo torturamos la esencia humana de la individualidad.- ¿ no?.- miguel.-
     

  4. macarena dijo:

    yo creo q esta no es la unica cultura en torturar sobre todo a las mujeres en la india se ve cosas peores la verdad q esto no es nada comparado a lo de india creo que no pueden obligar a una mujer hacer lo que no quiere sobre todo si se trata de su propia vida por eso les digo a las mujeres del mundo que se unan para que no alla un mundo machista como este¡¡¡¡¡ y si tengo 14 años pero soy lo suficientemente madura como para decidir lo que quiero para mi vida…..chaoooo

  5. fermina dijo:

    me gustaria que empezaramos a torturar a los torturadores de mujeres,es increible que nos hayamos sometido a la locura de los machos cabrios con total sumision.. hay que ponerles tornillos en sus asquerosas pelotas, hay que torturarlos pscologiamente y humillarlos cada dia, asi sabran lo que hemos sentido las mujeres durante toda la vida. y ahora si nos rebelamos un poco nos golpean y nos matan. son asquerosos

  6. Kisahj dijo:

    Tras leer este pequeño reportaje, he podido sentir que las lágrimas han querido salir de mis ojos, por tanta impotencia ante estos horrores pasados (y aun a veces, presentes). Creo que las mujeres debemos unirnos y luchar por una convivencia igualitaria, que no permita que vuelvan a ocurrir estas lamentables desgracias, y caminar a la par del hombre; ni por delante ni por detrás.No creo que torturar a los hombres arregle nada; pues de algún modo, ellos son también víctimas de un pensamiento retrógrado, que lo conforma la sociedad. Ellos nacen y crecen, como nosotras, en su seno, y simplemente acaban viendo normal lo que la misma sociedad les ha enseñado. Aun así, no solo a los maltratadores de mujeres, sino a todos en general (de niños, animales, u otros hombres) hay que ponerles freno.Amiga; este es un gran trabajo, estaba de paso buscando imágenes pero no he podido evitar leer todo esto.Te felicito.Saludos.

  7. Feliz de vivir en el s. XXI :D dijo:

    Quee Horror esa prácticaa, es nauseabunda. algo bastante bárbaro y enfermizo que se les OBLIGARA a las pequeñas niñas a someterse a semejate absurdo. quedé impactada

  8. patricia dijo:

    “Quien quiera cambiar al mundo, que le de antes, tres vueltas a su casa….” proverbio chino

  9. Nomita dijo:

    A lo largo de tu exposición no he dejado de pensar en el sufrimiento inexplicable de todas esas mujeres a las que se han vendado los pies, y a las que se han inculcado ideales de belleza que las someten a un sufrimiento en mayor o menor grado. Y el cómo podemos llegar a aceptar la barbarie como algo normal es algo complejo. Pero tengo la esperanza de que algún día todo esto será distinto, y prometo luchar desde el puesto que me ha tocado vivir, dando ejemplo con mi vida y educando en el respeto y la igualdad a mis hijos. Y si ello supone alejarme de la normalidad, sólo espero que ellos lo comprendan y se sientan orgullosos de la educación que recibieron: libre de estereotipos y prejuicios.
    Sólo tengo una hija, y de pensar en que a ella le tocara vivir en otra época o en otro lugar se me ponen los pelos de punta. Pelos que por cierto, me depilo por pura convención social.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s